Sandra García

Captaron la emoción y la felicidad aún con las dificultades de celebrar la boda en la playa, con un día lluvioso y gris. Nos sentimos muy cómodos en todo momento y además sabiendo que tendríamos las fotos tal como las imaginamos. 
Además, tuvimos la versión digital en unas dos semanas y pudimos compartirlas rápidamente con la familia. Y ya con el álbum de recuerdo en las manos nos reafirmamos: fue un regalazo trabajar con EB Fotografía.